Estás leyendo...

Citycom S 300i vs Joymax Sport 300i

Scooters





 

Diseño:

Por un lado tenemos el scooter de rueda alta Citycom S 300i, presentado al mercado mundial inicialmente en 2012, siendo el primer modelo de SYM con inyección electrónica de combustible, cuenta con una apariencia elegante, bastante ejecutiva. Al frente se destaca el generoso parabrisas, brindando una muy buena protección contra las inclemencias del clima, del frío, incluso es bastante útil en caso de una llovizna, resguardándonos del agua; labor que complementa muy bien su escudo frontal y los pequeños protectores para las manos, tipo hand savers. Solo tenemos una crítica, muy probablemente por nuestra altura la vista queda justo donde termina el parabrisas, partiendo la visión en dos ángulos o planos lo cual resulta algo molesto, además al circular a cierta velocidad genera una turbulencia y zumbido a la altura del caso del piloto, hubiera sido muy bueno por manipular la altura del parabrisas.

El conjunto óptico frontal compuesto por faros dobles ofrece un haz de luz eficiente tanto para ver, como para ser visto a la distancia, incorpora luz día en Led. En la parte posterior las luces traseras están divididas en dos, aportándole un diseño imponente y bastante elegante. En general las líneas son suaves y fluyen armónicamente de adelante hacia atrás; sin embargo, a pesar que visualmente nos gustó el doble stop con cristal trasparente y diodos en LED, en funcionalidad son menos visibles en el día al frenar con respecto al Joymax.

El panel de instrumentación es formado por tres relojes análogos para velocímetro, cuentarrevoluciones y temperatura del motor, más una pequeña pantalla monocromática para las demás funciones: odómetro, trip y medidor de combustible, en la periferia los testigos de luces, reserva y servicio del motor.

Por otra parte contamos con el Joymax 300i ABS S&S Sport, el cual evolucionó a partir del modelo SYM GTS 250 en el año 2012, es un digno representante del segmento GT de mediana cilindrada y en otros mercados cuenta con versiones de 125 y 250 centímetros cúbicos. El Joymax 300i  tiene una presencia más robusta y deportiva, a pesar de tener ruedas más pequeñas y un mini parabrisas oscuro que cubre solo el cuadro de instrumentos; las luces direccionales se encuentra incrustadas al respaldo de los grandes espejos retrovisores, los cuales están fijos al carenaje (no acompañan el movimiento de la dirección), muy al estilo de un automóvil solo se puede ecualizar la luneta interior y los brazos admiten plegarlos para parquear en lugares estrechos; desafortunadamente por la altura y posición de los brazos no permite ver adecuadamente lo que sucede justo detrás de nosotros, pero sí muy bien a los costados. La protección del escudo frontal es buena, pero deja sentir con mayor intensidad la presencia del aire, sobre todo en la parte superior del torso, es parte de sus cualidades sport.

El conjunto óptico es impresionante, adelante dos farolas halógenas principales de gran tamaño y luz día con diodos de led ofrecen una intensidad lumínica bastante satisfactoria, además son complementadas por dos exploradoras, igualmente insertadas en la parte baja del carenaje, lo cual le otorga una de los mejores sistemas de iluminación en su categoría. Atrás un gigantesco stop con acrílico rojo y luces en led, más grande de los que nos gustaría (aunque en cuestiones de gustos todo es subjetivo), el cual hace un buen trabajo al brindarnos mayor visibilidad en cualquier condición de luz ambiental.

El panel de instrumentación presenta cuatro pantallas circulares entrelazadas y análogas para: temperatura, velocidad, revoluciones y nivel de combustible; además de una pantalla digital incrustada en medio del cuentarrevoluciones para odómetro, trips y reloj, con retroiluminación en azul, la cual parece estar flotando sobre el tablero; todo el conjunto tiene una apariencia volumétrica moderna y se resalta con el logotipo de la marca, muy al estilo de un automóvil deportivo, es elegante, de fácil lectura.

El fabricante tiene un paquete de accesorios para llevarlo a un mayor nivel de comodidad, con lo cual se llega a la versión ‘Comfort’ al incorporar parabrisas alto, así como nuevo sillín con respaldo regulable para el piloto y otro fijo para su acompañante, encajando a la perfección en las asas.

Comodidad:

En cuanto al tema de comodidad, el Citycom S 300i tiene un tamaño perfecto para la movilidad urbana, facilitando a ambos ocupantes viajar placenteros y relajados; el sillín es amplio y generoso, mezclando diferentes materiales, texturas y costuras en color rojo, lo cual le da mucha imponencia, aunque debido a su forma tiende a escurrir al piloto hacia al frente a la hora de frenar. También añoramos un poco más de espacio adelante para estirar las piernas, algo que se agradece mucho en viajes por carretera. Por otra parte, la altura del manilar está bien lograda permitiendo a los brazos permanecer en una posición natural durante la conducción. Es bastante práctico para la movilidad diaria, sortea las dificultades del tráfico de manera segura y con mucha elegancia, se deja parquear muy fácilmente.

Entre los detalles que brindan practicidad podemos destacar una guantera con llave en el escudo frontal, dentro de la cual encontramos un toma corriente de 12V, también incorpora un gancho retráctil, para llevar bolsas; aunque por su configuración carece del habitual espacio entre el sillín y el escudo, siendo sustituido por un túnel central donde se encuentra el depósito de combustible, esto permite no solo tener un centro de gravedad más bajo, sino que el llenado de carburante sea más practico (evitando abrir la silla) y de paso ofreciendo un espacio de almacenamiento posterior más generoso, para guardar dos cascos, uno integral  y otro de menor tamaño.

Por otra parte, el Joymax Sport 300 aunque también cuenta con caballete central (en el cual se encuentra el depósito de combustible), nos permitió contar con un espacio más amplio para las piernas del piloto, se pueden llevar en la posición convencional, algo atrasadas o extenderlas   sobre la plataforma frontal, con lo cual el cansancio no es una excusa para viajar. El asiento es muy cómodo y confortable para los dos ocupantes, no solo por el gran espacio, sino también por las características del abullonado y tapizado que combina materiales, texturas, en contraste con hilos de color rojo.

La posición del manilar en forma de ‘V’, la postura alta del asiento y una cúpula baja, también permiten que el piloto se encuentre muy cómodo sobre este scooter de carácter deportivo, al tiempo que le ofrecen una amplia visibilidad de la ruta. Otros detalles que le confieren elegancia y practicidad son: la apertura del sillín con solo pulsar un botón en el mando izquierdo (cuando el motor está encendido), también el sistema Start & Stop, que al estar activado apaga el motor en ralentí, otorgando así una mayor economía de combustible al mismo tiempo que es más amigable con el medio ambiente. Para los días fríos, cuenta con una rejilla que deja pasar el calor proveniente del radiador hacia las piernas del conductor, la cual podemos abrir o cerrar de acuerdo a nuestro gusto.

En cuanto a la capacidad de carga, el baúl bajo el sillín es uno de los más generosos de su categoría, le cabe casi de todo, dos cascos integrales o el equipaje para un fin de semana fuera de casa, se sostiene con un brazo hidráulico y cuenta con iluminación interior. Al frente cuenta con un par de prácticas y pequeñas guanteras, desafortunadamente sin llave.

Comportamiento

Iniciamos nuestra prueba con el enfrentamiento del portafolio élite de SYM en mega scooters (el Citycom S 300i y Joymax 300i ABS), poniendo sobre la mesa las bondades de cada modelo, además nos acompañó el Maxsym 600i ABS, considerado un Maxiscooter GT, que estuvo ya en prueba la edición anterior de scooter pasión. El objetivo comprobar que tan lejos estaban los modelos 300 en repuesta y equipamiento en comparación con un 600 y si justificaba su diferencia en precio.

Centrándonos en el versus de los 300, los contendientes fueron puestos a prueba en un mano a mano durante recorridos en ciudad y por supuesto en carretera, éste último punto es sin dudas la gran ventaja que tienen ambos exponentes, independiente del diseño de cada uno, ambos cuentan con argumentos como el cilindraje, potencia y torque junto a una innegable sensación de confort, que los ponen por encima de los prácticos y ágiles 125 y 150 que encontramos actualmente en el mercado.

Al girar la llave, las esferas de la instrumentación ofrecen una información clara y bastante completa, no obstante el Joymax toma la delantera rápidamente, al ser superior en acabados, detalles e información. Un encendido suave y sereno está presente en los dos, vibraciones muy mínimas que desaparecen en ambas al acelerar. Sin embargo, la sensación de levitación en el Joymax y la usencia de vibraciones en marcha trasmiten un mayor confort.

Los dos modelos de SYM combinan la capacidad de solventar el complicado tráfico, con amplio ángulo de giro y un peso fácil de administrar, independientemente de la estatura del piloto. Pero rápidamente vemos como el Citycom se desenvuelve con más de fluidez, al contar con mayor dirección para sortear los obstáculos. Asimismo, resulta agradable que la dirección gire junto a los espejos y la cúpula superior. Aunque por la rueda más baja (14” adelante y 13” atrás) junto a la menor altura al suelo, el Joymax resulta más amigable, más no para el movimiento entre vehículos (por la altura de los espejos). Mientras que el Citycom con ambas ruedas de 16” se hace más propicio para enfrentarse a los baches y huecos, saliendo mejor librado en cuanto estabilidad.

En la ruta

El motor ayuda bastante para lograr un buen comportamiento en ambos: a pesar de ser un GT sport, el SYM Joymax 300 no tiene una respuesta muy brillante, pero entrega la potencia de un modo suave y lineal, y esto, en terrenos deslizantes, se convierte en una característica muy favorable. Del mismo modo, su chasis tubular mejorado contribuye a que la dirección tenga un aplomo más que aceptable, en comunión con una suspensión trasera de doble amortiguador regulable que le aporta una estabilidad muy adecuada, cuya dureza no llega a molestar en ciudad; mientras en la ruta y trazados sinuosos transita noble,pero al llevarlo en una conducción más exigente y deportiva, tiene a oscilar, aún más si encontramos rizados en la vía.

El manillar en forma de ‘V’, ancla al chasis de manera muy bajo, generando fatiga en la zona lumbar después de un largo periodo. Por su parte el sillín es de mayor longitud y con algo más de comodidad, pues tenemos más superficie y estamos mejor encajados que en su hermano; además, dispone de espacio para ubicar las piernas en varias posiciones.

La velocidad de punta estuvo entre 145/150 km/hora. El viento y si encontramos lluvia harán que enseguida extrañemos una pantalla más elevada que la que viene de serie (baja y escasa), esta se consigue como parte del paquete ‘Confort’. Joymax arranca de cero ligeramente más rápido que el Citycom, pero éste lo supera levemente luego de un tramo. Su mejor estado está indudablemente en la carretera. La iluminación es similar en los dos megascooter pero a favor del Joymax surgen las dos exploradoras aportando luz extra y además sobresalen las necesarias luces de parqueo de serie que no tenemos el su oponente.

Por su parte la Citycom S 300i, arranca más suave que el Joymax, pero brevemente se recupera hasta alcanzarlo, para finalmente superarlo ligeramente. Esto puede ser debido a la relación peso potencia, ya que declara un peso de 182 kilos, estando 10 kilos por debajo y un galón menos de albergue en el tanque de combustible. La potencia es muy similar (Citycom: 27.9Hp y 27.9Nm vs Joymax: 28.5Hp y 27.4Nm). En la ruta absorbe mejor las irregularidades, en parte por las ruedas altas, también la velocidad de punta estuvo entre 145/150 km/hora. Con una buena protección aerodinámica de la cúpula (fija), aunque con algo de turbulencia.

El carenado ofrece una protección correcta en los dos modelos, pero a percepción nuestra, abriga un poco más la Citycom, tal vez porque es sutilmente más ancho y el espacio frente al escudo es más justo, pero sin la posibilidad de estirar las piernas, como si lo ofrece el Joymax; además la rejilla de aire caliente proveniente del radiador es un excelente plus para este último.

El tacto de los frenos es correcto en los dos y cumplen con efectividad, aunque por la ubicación del disco trasero en el Citycom aporta más estabilidad al frenar fuerte (está en centro del eje posterior ya que el rin de radios cóncavos lo permite), mientras que el del Joymax está en un lado, como es habitual, a su favor destacamos que la detención se hace más segura y efectiva por la mordiente del cáliper que porta pintones más grandes y un sistema ABS Bosch 9M, contribuyendo a la tranquilidad en lluvia y evitar bloqueos al frenar de emergencia.  

En el caso del Citycom, este ofrece ventajas en su parte ciclo, puesto que monta llantas de 16 pulgadas, le confieren mejor comportamiento en la ciudad. En general son motores progresivos que pese a sus ligeras diferencias técnicas gozan de mucha viveza y responden muy bien a cualquier golpe de gas, pero sobre todo son muy suaves y de fácil funcionamiento.

Parte Ciclo

La parte ciclo de estos modelos sigue siendo de notar, el chasis de doble cuna con tubos de acero ofrece una gran rigidez y estabilidad en marcha. Ideales para el turismo, pero no para llevarlos conduciendo de manera deportiva al límite, claramente no son para eso.

Ambos 300 presentaron inestabilidad y nerviosismo cuando asumían terrenos sinuosos de asfalto irregular, si los sobre exigimos, pueden ocasionar pérdida de control. Sin embargo, al transitar por vías impecables el límite al tendernos serán sus caballetes que en algunas ocasiones rozaron el asfalto.

Son scooters muy válidos para personas mayores o de gran tamaño corporal, aunque el look es más juvenil en la Joymax, debido a la versión sport, pero más serio en el Citycom, cuestión de gustos.

En cuanto a la parte técnica, SYM es muy cuidadoso en la construcción de sus motores, podríamos decir que tiene los mejores de su categoría, en gran parte al estudio dinámico de sus fluidos y además a tratamientos internos que también emplea para la baja fricción de sus motores.

El sistema Start-Stop (apaga el motor al detenernos por más de 3 segundos) es bastante efectivo, presente solo en el Joymax, aunque puede que si buscamos inmediatez nos retrase en la salida, más aun en las contantes detenciones en ciudad, lo bueno es cuando estamos por largos periodos de tiempo detenidos, por ejemplo un trancón, aquí aporta en el ahorro y menores emisiones, en todo caso, es desconectarle a merced del piloto.

Conclusión

Desde el punto de vista del equipamiento, el Joymax es más seductor, posiblemente el mejor dotado en este aspecto, ya que llega con algunos elementos como las luces antiniebla, la apertura del asiento eléctrica, amplio espacio de carga o el sorprendente sistema de calefacción para las piernas del conductor que se extraña en el Citycom. Por supuesto, aunque este GT gana levemente en viajes por carretera, su oponente e hijo de la misma casa matriz no se queda atrás, también tiene algunos ases escondidos bajo la manga que vale la pena destacar: la protección aerodinámica ideal contra lluvia y viento, la altura del juego de llantas de 16 pulgadas, que aportan mayor polivalencia a la hora de cruzar por irregularidades y el confort de las suspensiones lo hacen buen rival en la ruta. Puesto que los propulsores potencialmente son muy parejos. Así mismo la facilidad de maniobrabilidad y amplio alguno de giro ganan en ciudad pues tan solo pierde por equipamiento, reflejado claramente en el precio inferior.

Finalmente, el Maxsym 600 con 579cc, 49Hp y 454Nm, en comparación con los 300 fue menos ágil entre el tráfico, pero una vez en carretera fue evidente la supremacía; realmente sus prestaciones tanto técnicas como de equipamiento y el sobresaliente aspecto estético, lo dejan en un escalafón muy alto, a un precio razonable y que demuestra que los 11 millones por encima del Joymax valen la pena para quienes buscan elegancia, confort y un scooter gran turismo con la suficiente potencia para ir a parajes lejanos.

 

Ver más scooter mediana cilindrada

Publimotos.com/scooter/media cilindrada

 

ComparativoTécnico

  Citycom S300 i  Joymax Sport 300
Precio:  $14.999.000        $17.999.000
Motor: SOHC - 4T, 4 válvulas refrigerado por agua SOHC - 4T, 4 válvulas refrigerado por agua
Cilindrada: 278cc     278.3cc
Potencia: 27.9 HP @7750rpm 28.56HP @8000
Torque:               27.9HP @7750 27.4 Nm @6500
Freno del: Disco 260 mm Disco 260mm ABS Bosch 9M
Freno tra: Disco 240 mm Disco 240mm ABS Bosch 9M
Peso 182kg    198kg
Capacidad tanque 2.64 gal 3.75 gal
Pin It

Escribir un comentario

Anuario AM

Chaoyang

Kixx