Estás leyendo...

Suzuki GSX-R150

Baja Cilindrada

 

La casa de Hamamatsu presentó al mundo su más reciente deportiva de bajo cubicaje a comienzo de este año, la nueva GSX-R150 y para el mes de mayo fue exhibida en Colombia en el marco de la feria de las 2 Ruedas de Medellín. Siendo la más pequeña integrante de la familia de súper deportivas de competencia de la serie GSX-R, es una máquina de nueva generación con tecnología de punta, que logra traer a los usuarios de bajo cilindraje muchas de las sensaciones del mundo de las pistas. La competencia directa son: la CBR150R de Honda y la R15 de Yamaha.

Estética:

Definitivamente la herencia deportiva salta a la vista, cuenta con todos los componentes estéticos de sus hermanas mayores: un carenaje completo con los espejos incorporados en los laterales de la cúpula, los cuales son retractiles; manubrio estrecho de tres piezas, con las puntas inclinadas haca abajo; sillín doble nivel, tipo competencia y estriberas atrasadas.

La forma del conjunto óptico frontal es moderna y llamativa, las luces Led de alta intensidad entregan un potente haz que permiten ser visto con mayor facilidad por los conductores que vienen en sentido contrario, al tiempo que ofrece buena visibilidad en la vía; sin embargo, nos hubiera gustado mayor contundencia sobre el asfalto. En la parte posterior el stop se encuentra bajo el colín, es luminoso y estéticamente bien concebido, remata con una gran salpicadera removible, donde se alojan las luces de cruce y la placa.

El carenaje envolvente hace de la GSX-R150 una copia, en pequeño, de las súper deportivas GSX-R 1000 y GSX-R1000R. El sillín es de doble nivel, a baja altura para el piloto (785 mm) y más alto para el acompañante, todos estos detalles también contribuyen a esa estética deportiva que los diseñadores de Suzuki quisieron dejar muy clara. La GSX-R150 es más una máquina para disfrutar en solitario que para llevar acompañante en la carretera.

El imponente depósito de combustible tiene una forma esbelta, angosta y alargada, con diferentes volúmenes, dándole así ese aire de moto deportiva, cuenta con extensiones saliendo de los costados hacia el frente, en sí es una pieza muy bien concebida.

Fue dotada de un panel de instrumentos totalmente digital monocromático, que permite ver con claridad toda la información: cuenta revoluciones, cuenta kilómetros, indicados de marcha, hora, nivel de combustible y dos trip parciales (dentro cada uno de ellos se muestra un consumo parcial en kilómetros por litros), algo muy práctico para usar de acuerdo a nuestro tipo de manejo; alrededor, los pilotos de luces inyección de combustible, indicador de temperatura alta y otro detalle heredado de las motos de competencia, un indicador de rpm programable para aprovechar al máximo las prestaciones de su motor bajo las condiciones de manejo que estime el piloto, el cual es desactivarle a voluntad.

La recámara es negra y de forma ascendente, se percibe resistente, con una boquilla con salida dual en tono gris aluminio, dándole esa sensación de grandeza, al tiempo que le imprime un selló deportivo, permitiendo inclinarse en las curvas sin que tienda a rozar cuando nos exigimos en las rutas sinuosas.

Motor y caja:

La pequeña deportiva carenada GSX-R150 se encuentra propulsada por un motor monocilíndrico de 147,3cc, con doble árbol de levas - DOHC, 4 válvulas, alimentado por combustible extra e inyección electrónica y refrigerado por líquido, acoplado a una caja de 6 velocidades que le permite una transferencia continua de potencia a la rueda trasera. Entrega una gran poder de avance para su categoría, alcanzando los 18.9 HP @ 10,500 rpm. Los ingenieros japoneses lograron diseñar una motocicleta con la mejor relación Peso-Potencia de su segmento: 6,9 Kilogramos por cada caballo, lo cual se siente al pilotarla, entregando un rápido ascenso en él cuenta revoluciones, argumentos suficientes que bien le permitirían estar codo a codo con motorizaciones de mayor cubicaje (durante nuestra prueba rodó muy parejo, por algunos momentos, con una sport 200 que nos encontramos en la vía bajando de Bogotá a girardot). Además el propulsor es muy suave y afinado, produciendo muy bajas vibraciones, aún al exigirlo sobre la zona roja del cuentarrevoluciones.

BK1P3232

Parte ciclo:

Fue construida usando un marco tipo diamante, que le aporta las cualidades de rigidez y torsión para un comportamiento deportivo, permitiéndole entrar a las curvas con mucha naturalidad y confianza. Las suspensiones están a cargo de una horquilla telescópica convencional al frente, esta nos pareció un poco suave para un comportamiento deportivo, pero para la conducción diaria se comportó adecuadamente. Por su lado, un basculante con un monoamoriguador montado en bieletas hace el trabajo en la parte posterior, un detalle típico de motos de alto cilindraje y que Suzuki quiso implementar en su pequeña deportiva.

Ruedas y frenos:

Esta motocicleta gira sobre rines de 5 radios en forma de ‘Y’ lo cual contribuye a mantener un peso contenido, calza gomas IRC Exato NR 88 (90/80-17 adelante y 130/70-17 atrás), e incorpora sistema de frenos de disco tipo pétalo en ambas llantas; adelante de 290 mm con cáliper de doble pistón y atrás uno de 190 con prensa de un solo pistón firmado por Nissin.

Prueba de ruta:

Uno de los primeros aspectos que percibimos es la sensación de deportividad, piloto y máquina se acoplan de manera sorprendente, se siente como estar sentado sobre una superbike, pero de tamaño compacto: manillar bajo de tres piezas, torso inclinado al frente, rodillas apretadas contra el depósito de combustible, posa pies atrasados y elevados, con posibilidades de esconderse ligeramente bajo la cúpula (depende del tamaño del piloto), en definitiva, una sensación deportiva, aerodinámica y ergonómicamente muy bien lograda, que los más jóvenes disfrutaran mucho.

En ciudad se siente que la moto es deficiente en la salida, no responde abajo al momento de arrancar en un semáforo o iniciar marcha en un ascenso pronunciado, es necesario abrir el acelerador para sostener las revoluciones altas y mantenerla en las primeras marchas para movernos en medio del tráfico pesado; las vías congestionadas definitivamente no son el mejor entorno para ella. Por el contrario, al encontrarnos con la ruta despejada o en la carretera, la GSX R150 sube rápidamente de revoluciones y pronto estamos rondando los 120 km/hora en Bogotá (2.600 m.s.n.m.), lo cual es muy buena velocidad para un propulsor de 150cc.

Entrega una mejor respuesta en medias, pasadas la 8.000 vueltas y lo hace de manera sostenida sin perder potencia al cambiar de marcha, hasta dejarnos llegar a las 13.000 vueltas, claro que no es recomendable mantenerlo allí por largos períodos, toda vez que así se maltrata el motor y tendría un desgaste prematuro; igualmente, tiene gran poder de aceleración y recuperación. Queda claro que es arriba cuando sus caballos se despiertan de manera briosa, a diferencia de muchos motores de calle similares, asciende prontamente de vueltas, lo que nos recordó el comportamiento de muchos motores de alta competencia, algo que primero no es común en una máquina de este tipo y segundo, nos confirma las altas pretensiones que tiene Suzuki con esta GSX-R150.

Cuenta con un ángulo de giro de 40 grados lo cual, sumado a su peso y la centralización de masas permite movernos en la ciudad con facilidad, incluso en medio del tráfico pesado. A pesar de tener una posición de conducción más enfocada a la deportividad, permitiendo acostarse sobre el depósito, ocultándose tras la cúpula y llevar la cadera hasta tope posterior del sillín, no nos resultó agotadora después de varias horas de conducción continua, eso sí, el puesto del acompañante está pensado para muy cortos recorridos y hacerla ver bonita. 

Gracias a la relación de caja y potencia es un motor rápido, cuenta con una relación corta en los primeros engranajes y se van extendiendo arriba, justo cuando uno encuentra mayor respuesta del motor; es bueno aprovechar al máximo el rendimiento en cada marcha y de esta manera veremos cómo impulsa contundentemente, por ejemplo: tercera es uno de los cambios que mejor aprovecha las cualidades del propulsor, es elástica y en ella alcanzamos los 105 km por hora, tocando la línea roja del cuentarrevoluciones, en cuarta llegamos a 125 y en sexta a los 136 km/hora (con el tanque medio lleno y un piloto de 80 kilos con equipo completo). A estas velocidades se siente bastante estable y genera seguridad. Creemos que una vez pasados los primeros 1.000 de recorrido del motor, con las revisiones y cambios de aceite reglamentarios, bien podrá alcanzar los 140 kilómetros por hora a una altitud como la del municipio de Melgar (cercano a los 300 m.s.n.m.). En los casi 600 kilómetros de prueba alcanzamos un consumo promedio de combustible de 103,5 kM /galón en una conducción mixta en carretera y ciudad.

La suspensión la percibimos algo suave al frente, llegando a comprimirse relativamente fácil cuando se exige o frena duro, por otro lado, el monoshock posterior es más rígido pero de recuperación rápida, estabilizando la moto con prontitud al pasar por las irregularidades en la vía; en hacen un buen trabajo, permitiendo un andar tranquilo y seguro en la carretera.

Los frenos, discos en ambas ruedas,  trabajan bien, aunque al frente y al ir rápido con peso, le hace falta un poco más de contundencia en la primera etapa de la mordida, sin embargo, el trasero hace un trabajo muy efectivo en la detención.

Valga la pena mencionarles que la motocicleta llegó a nuestras manos completamente nueva, por lo tanto, en la medida que se fueron recorriendo kilómetros empezamos a percibir mejor las prestaciones de su propulsor monocilíndrico. Es una moto intuitiva para cruzar, al menor gesto del piloto se deja tender con seguridad, a nosotros que no somos pilotos de competencia esta máquina nos incitó a sacar la rodilla al tomar curvas, es algo que esta implícito en el ADN heredado de sus hermanas mayores.

Nos sorprende la tecnología que Suzuki ha implementado en esta nueva GSX-R150 como por ejemplo el Sistema de fácil encendido (Easy Start System) y el Keyless. En conclusión, la nueva GSX-R150 de Suzuki es una pequeña deportiva con muchas cualidades, que con toda seguridad los muchachos más jóvenes sabrán disfrutar, sobre todo aquellos amantes de las pistas y la adrenalina que estas generan.

Satisfactorio:

  • De las más veloces en su categoría
  • Diseño deportivo
  • Sube las rpm muy rápido
  • Sistema de fácil encendido (Easy Start System) y Keyless
  • La mejor relación peso potencia de su segmento.

Por mejorar:

  • Respuesta pobre a bajas rpm
  • La suspensión frontal podría ser más firme y deportiva.
  • Mejor contundencia en la primera etapa del freno delantero.

Precio: $10'490.000

Colores: Negro y Azul Moto GP

Ficha técnica GSX-R150:

Tipo de motor: 1 cilindro, 4 tiempos, DOHC, 4 válvulas, refrigerado por líquido
Desplazamiento: 147.3 cc
Relación de compresión: 11.5: 1
Sistema de combustible: Fuel Injection
Sistema de arranque: Eléctrico de fácil arranque Suzuki
Transmisión: 6 velocidades
Chasis: Marco tipo Diamante
Suspensión delantera: Telescópica
Suspensión trasera: Basculante
Freno delantero: Un disco tipo pétalo
Freno trasero: Un disco tipo pétalo
Llanta delantera: 90/80 – 17M/C (TL)
Llanta trasera: 130/70 – 17M/C (TL)
Tipo Encendido: Electrónico sin llave
Cuadro de instrumentos: Digital
Faro delantero: LED
Luz trasera: Bulbo
Distancia entre ejes: 1.300 mm
Distancia al piso: 160 mm
Altura del asiento: 785 mm
Peso total: 131 kg
Tanque de gasolina (incluida reserva): 11 Lts. (unos 2,9 galones)
Pin It

Comentarios   

Ivan Moyano
#1 Ivan Moyano 21-05-2018 13:30
Me agrada leer esta reseña, he estado cotizando motos y quería algo de alto o medio cilindraje, pero me comentaron de esta y me enamoré, tiene un excelente diseño (La negra es hermosa), la postura es cómoda y da buena potencia, estoy completando, por que esta moto la quiero y sería un buen cambio (ya que manejo una TVS Sport 100 que dijo mi esposa "ya me queda pequeña"), Gracias de verdad por la reseña.
Citar

Escribir un comentario

Anuario AM

Chaoyang

Kixx